Al rescate de mi musa

Alma fiel a Neruda busca musa con la que desatar miles de tornados hacia el pacífico en busca de oro en cofres, más solo queda en una isla desierta de naufrago. Erra entre los arrecifes repletos de pequeñas sanguijuelas que solo hacen que exprimir la poca sangre que quede en ese cuerpo sin rumbo. Necesito volar, como aquella gaviota que surca de playa en playa buscando un lugar por el que vivir. Necesito mi brújula, aquella que me diga dónde está el norte y hacia donde debe ir mi camino. Que me inspire las mañanas soleadas junto a mi cabaña en un árbol, y me diga: “juguemos un rato más”. Pero los días en la isla son eternos, la duda crece y mi mente no espera que aparezca mi guía. Más mi corazón la ansia, crece su deseo y ganas de llenarlo con aquella inspiración que pase de la oscuridad de la noche en medio de la nada, y la mañana degastada a la luz radiante que crece un domingo al despertarme y ver su cara sonriendo y soñando. Pero no es fin de semana, es un martes cualquiera, en el que me levanto y veo mi cama vacía, esperando que resurja ella. Que vuelva y que me guíe hacia la luna nueva, donde el día se pinta de esperanza y la noche de relajación completa.

Anuncios

2 comentarios en “Al rescate de mi musa

  1. Precioso de verdad ^^
    Me he sentido idenificada con esos parajer que describes, con el mar, con el arrecife, porque yo siempre viajo a utopías naturales para despertar y liberar mis emociones.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s