Inhalo en un suspiro

Inhalé el ayer y por más esfuerzo que mostré no lo conseguí. Más mi fe constante perderá el miedo al rechazo y rechazará de un modo rotundo la mano inerte que me sujeta la pierna y me impide avanzar. Y correré. Como aquél niño que corría tras su balón, luchando por su sueño, por jugar a aquello que le da la vida y puede arrebatarsela.

Hoy me he puesto de luto. Por aquellos árboles que me impedían ver que hay más allá del bosque. La naturaleza juega con mi suerte tirando los dados en su casa de madera. Y si pierde, suelta a los lobos para que todo siga su curso, pero estoy armado y decidido a salir de aquí. Parece que intentan rastrearme y seguir mis huellas y mi olor, yo aquí tumbado mientras hay peligro ahí fuera. La pereza se apodera de mi cuerpo, tendré que hacer algo. La duda me corroe y no decido que hacer, mientras ellos avanzan yo estoy tan tranquilo que los minutos se me hacen segundos. Me pongo en marcha, habré de trepar. Subiendo oigo como aullan esos lobos y se de manera certera que no subiran aqui arriba, aquí arriba solo tendré que explotar la bengala para que me vengan a buscar, con vida he de salir.

Era cierto, los lobos no pudieron con las ataduras de la gravedad y la evolución. Surcando los cielos, el avión de la esperanza hacía humo en forma de corazones. Libertad, dulce libertad azulada, ven a por mi, si no, no soy nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s