Las Aventuras de Obliquos: Capítulo 1 ( 2a parte )

[…]

Los oráculos del pueblo, que son aquellos que se denominan videntes y tienen visiones sobre el futuro de los humanos, tampoco han llegado a ver si Oblivicon está muerto, pero tampoco notan su presencia cerca. Uno de los compañeros que iba con él logro sobrevivir, pero lo que vio le ha dejado muy tocado y evita hablar de ello. La expedición fracasó cuando llegaron al puente del árbol Voradil, de lo hondo del acantilado surgió un animal tan resplandeciente y ardiente que nos quemó como el mismísimo fuego, es quien más lejos ha llegado y sigue con vida para explicarlo.

El pueblo de Onírio ha puesto su futuro en manos de Obliquos, un joven que ha sido capaz de desarrollar la telequinesis y que nació dentro de un volcán, un volcán en la otra parte del mundo, en territorio Hayla. Obliquos fue hijo único de una familia de las tribus más poderosas y sangrientas que existían por esos lares, los Hayla. Oblivicon conoció a la vez la paternidad y la muerte de su ser más querido, Sigrya su mujer. Un duro parto que llevo a cabo dentro del mismísimo Monte Hayla, antiguo volcán milenario que suele entrar en erupción cada mil años. El monte Hayla queda más lejos que el mismo horizonte, está en aquel lugar de la tierra donde la serenidad reside en la autodestrucción, en el fin del mundo.

Tras morir la madre de Obliquos, Oblivicon decidió dejar la tribu y buscar un lugar tranquilo donde criar a Obliquos, así que se escapó y consiguió cruzar el canal que divide el mundo, navegar por sus corrientes hasta que un día, llego a tierra. Una tierra blanda, húmeda, llena de fertilidad. Estaba en Los Bosques de Reïn, la tierra soñada llena de serenidad y armonía para criar a su pequeñín Obliquos de tan solo 2 meses de vida.

 

Después de meses de vagar por la infinidad de cordilleras y montañas que tenía ese continente y de sobrevivir gracias a los recursos de un suelo fértil y sus árboles encontró el maravilloso pueblo de Onírio, el lugar donde empezó a criar a su amado hijo, sangre de Sigrya y Oblivicon. Aquel pequeñín se ha convertido en un joven con ansia de conocer los misterios que alberga este mundo, sus duros entrenamientos le habían fortalecido de tal manera que estaba listo para enfrentarse a los obstáculos de los dioses y los misterios de la naturaleza del planeta.

Quizás él sea capaz de entrar en las montañas y esquivar cualquier tipo de barrera mística que haya puesto el hechicero, aunque todo son suposiciones no sabemos que es lo que ocurre realmente en las montañas acartonadas, será un camino duro lleno de retos en el que tendrá que estar atento y aprender de los errores de su padre, no precipitarse, explorar el territorio, saber en qué momento atacar si estas en peligro y desde que parte del campo de batalla hacerlo, pensar antes de atacar para conseguir cualquier información ,y sobre todo la norma más importante, no matar si no es situación de vida o muerte.

Continuará . . .

Anuncios

Las aventuras de Obliquos: Capítulo 1 ( 1a parte )

Hace ya mucho tiempo, en un mundo mitológico donde lo mágico, místico y espiritual se unen para dar vida a increíbles personajes, existían unas montañas perdidas por los rincones de nuestra madre tierra. El planeta estaba compuesto por 2 partes de tierra que llegaban a ocupar medio hemisferio y el gran circulo marino que los separa. Una de las partes es el llamado Reino de Hayla que está totalmente habitado por la tribu Hayla, o más bien la ya creada raza Hayla, el otro era Los Bosques de Reïn, todo un paisaje verde y arboleado lleno de magia y misterios. Allí es donde se situaban esas montañas perdidas y donde había un pequeño pueblo llamado Onírio que sufría las consecuencias de los dioses, al hacer desprenderse rocas tan grandes como sus cabañas de los picos que causaban grandes destrozos incluso se ha llevado a algún aldeano hacia otra vida. Necesitaban oro para emigrar y buscar otro lugar donde vivir. No muy lejos de allí, existía una cordillera que parecía que sus montañas fuesen acartonadas. A lo alto de esas montañas vivía un viejo hechicero llamado Menhill quien albergaba una grandísima fortuna. Su pequeño ejército, pero con la fuerza de un millón de guerreros, saqueaba los pueblos cercanos y mataba a quien se oponía.

Todos aquellos pueblos con tal de no sufrir las consecuencias tan violentas del hechicero, quisieron empezar a formar parte de su territorio y pactaron con él pagar una serie de impuestos que evitaban que los saqueadores destrozaran el pueblo.

El pacto vino porque durante años, muchos guerreros intentaron subir a las montañas para derrotarle, pero ya podías ir con cien mil guerreros que Menhill con poco esfuerzo se apoderaba de sus almas así que nadie ha conseguido pasar nunca del valle, los que lograban volver con vida decían que las montañas estaban encantadas.

Pasaron años y años y el territorio Menhill fue creciendo hasta que consiguió dominar todas las montañas del alrededor. Consiguieron llegar a Onírio sus tropas y quitar todo el oro y pertenencias a los aldeanos. Cansados de sus ataques, y ante la desastrosa situación geológica del pueblo, empezaron a crear un ejército para defenderse de esos ataques. Ese ejército empezó a trasladar el pueblo hacia otro rincón donde las montañas no desprendían esas rocas que acababan ocultando bajo sus escombros, los sueños y recuerdos de esos habitantes que hacían una vida tranquila y normal en su cabaña. Mientras empezaba el traslado, un chico joven del pueblo volvía tras 5 años de duro entrenamiento con el chamán Buriki, quien compartió todos sus secretos sobre la espiritualidad y la mente, al pueblo dispuesto a acabar con la horrible situación que sufrían tanto por parte de los dioses como por parte del hechicero.

Obliquos había podido desarrollar un poder mental tal increíble, que hasta sorprendió al chaman Buriki cuando llegó a alcanzar la telequinesis. Su vuelta era ansiada ya que su padre Oblivicon quien protegió la aldea de muchos ataques del Hechicero Menhill, por desgracia en unas de sus expediciones hacia los valles de las montañas acartonadas fue detectado por los avistadores del hechicero y eliminado por un terrible monstruo creado por Menhill. Nadie encontró su cuerpo, ni se ha sabido nada de el en estos 5 años.

Continuará…

Este otoño publicaré mi primer libro ” Las aventuras de Obliquos”, aquí os dejo el primer capitulo extraído de la idea que tenéis en otra entrada del blog más antigua.

Explota Las Teclas: Capitulo 1 ( 3a Parte )

Empezamos a perforar cuando pequeños temblores empiezan a suceder y cada vez más repetidamente. Al salir del bunquer vemos como se hunde detrás de nosotros mientras nos alejamos pero el rumbo se nos tuerce cuando vemos que yendo rectos y ligeramente ascendentes nos empezamos a hundir también. Empiezo a alterarme y a decir a Nahúl que acelere o que haga algo que para eso la ha construido en la perforadora, por extraño que parezca, lo veo tan calmado que parecía que se había fumado algo.

– Pero Nahúl no ves que nos hundimos? Quieres hacer algo de una maldita vez? – Se sobresalta Nahúl con mis nervios.

– Tranquilo Lucas, solo estoy esperando a recorrer unos metros más y apretaré un pequeño botoncito escondido para que no lo pueda tocar nadie, no como en las películas que ponen el botón grande y en medio para que lo aprietes sin querer.

A los 2 minutos Nahúl aprieta el botón y de golpe ascendemos a una gran velocidad, propulsados por un reactor PVR de 80 MV, para entendernos, como uno de los propulsores de los portaaviones de la armada.

En pocos segundos vemos la superficie y el detector de luz nos hace una frenada automática sin retroceso, hemos salido justo arriba de la montaña en la que su valle está ocupado por nuestro pueblo Onírio. Nadie nos ha visto ni hay ningún excursionista, esconderemos la perforadora bajo tierra y pondremos un chip localizador para volver a buscarla.

Que día más nefasto, son las 3 de la madrugada, aunque suerte que es viernes y no tengo clase mañana. La semana que viene es la última de la universidad y el miércoles nos dan las notas finales con la siguiente graduación el viernes.

Este fin de semana creo que haré un poco de relax, descansaré y acabaré con tranquilidad el trabajo de legislación, que lo he hecho sobre la creación de una empresa ficticia en la que vendemos robots con servicios, ya sea jardinero, cocinero, asistente de limpieza, etc. Entonces lo importante del trabajo son los permisos y los parámetros establecidos por ley para la comercialización de robots, es un trabajo muy tostón, pero tengo que acabarlo para ver si puedo optar a la matricula.

Estas situaciones que estáis empezando a conocer son mi vida misma, mí día a día, momentos de delirio máximo que solo son imaginables en la ficción. Estoy harto de tener que ver politicuchos robando nuestro dinero, estoy harto de ver como los medios ocultan que la guerra ya está aquí.

Por eso quiero llegar hacia mi límite, hacia un nivel supremo de creatividad y creación que me permita conocer todo lo que tienen montado las grandes elites que dirigen el planeta. En la televisión solo muestran los ataques en Siria, revoluciones de pacotilla en Venezuela. Todo son montajes, teatro del bueno, actores fingen ante las cámaras para después poner el titular que les convenga.

El miedo es lo que inculcan, el miedo a perder la pequeña comodidad con la que nos conformamos. Aquellos que se conforman como ganado solo pueden vivir como ganado. Yo quiero saber la verdad, conocer cada secreto de este planeta, y si para eso tengo que trabajar 50 años, lo haré, el momento se acerca y tenemos que estar preparados para la acción.

El otro día con mi ordenador secreto y blindado a cualquier intruso que quiera acceder a su sistema, iba navegando por la Del Web, que es el mercado negro de internet, y encontré una empresa que se dedicaba a la venta de bombas.

Por curiosidad entré y destrocé con mi habilidad de hacker todos sus muros de seguridad y conseguí los datos de la persona a la que iba ingresado el dinero de las ventas, no os imagináis quien era… Jorge puñol, si, el ex presidente de Catalunya. Me indigné tanto que puse una pequeña rectificación del ingreso a una cuenta falsa que tengo, es imposible que rastreen alguno de mis movimientos, y conseguí retirar hasta 18.000 euros en 2 horas, hasta que consiguieron echarme del sistema y petar el escudo que había puesto dentro de sus propios servidores.

Ahora que pienso, puede que empiece a relacionar lo sucedido hoy de camino al bunquer. ¿Me habrán descubierto? ¿Conocen cada movimiento que hacemos?

Después de dos días de recalificación de la red de túneles para encontrar otra cavidad, llega el miércoles, día de notas.

La verdad es que estoy nervioso, no me importaban porque sabía que iba sobrado, pero a la hora de la verdad estoy de los nervios porque de ese maldito papel que no tiene mera importancia depende mi futuro.

La tutora me entrega el sobre y salgo de su despacho haciendo un esfuerzo increíble para mantenerme en pié, me tiemblan tanto las piernas que parecen flanes. No puedo llegar muy lejos y dejo caer todo el peso de mi cuerpo en un banco de los jardines de la universidad. Después de un largo rato me decido a abrir el sobre y ver si obtendré el maldito título de una vez, justo cuando voy a abrirlo escucho gritos en egipcio, es Nahúl corriendo hacia mí.

– ¡Lucas! Tío, mira mis notas!

Abro el sobre que me da, y solo veo matrículas. Es totalmente imposible que Nahúl haya sacado todo matrículas si la mayoría de los exámenes no pasaba del 7. Seguro que cuando las mire yo no tendré ni una sola matricula.

– No puedo creerlo, si en las clases dormía y solo trabajaba en nuestro taller para hacer los trabajos. – empieza a gritar en egipcio de nuevo.

Decidido a ver mi futuro marcado, abro el sobre con las nota y la sorpresa es tan inexplicable que solo se me queda cara de póker.

– ¿Qué te pasa Lucas? Pareces un yonqui con la cara descolocada.

Incrédulo le muestro las notas a Nahúl y él no puede evitar reírse y gritar más alto en su idioma.

– ¿Cómo puede ser que tengas todo matriculas igual que yo? – empieza a reír de nuevo.

Aquel papel era real, eran mis notas. En el momento que fui consciente de ello no evadí la emoción, el sentimiento de felicidad extrema. Todos aquellos años que para mí no tenían importancia me habían hecho realizarme como profesional y abrir mi mente a las críticas. También tengo que decir que me lo he currado bastante, 4 años trabajando día y noche junto a Nahúl sin parar solo para graduarnos, cuando también podríamos haber aprendido lo mismo por nuestra cuenta, sin estancarnos.

Estoy tan feliz que esta noche reuniremos a todo el comando Obli para celebrarlo y para poner a todo el mundo al día con los planes de este verano.

Explota las teclas: Capitulo 1 ( 2a parte )

Mientras avanzamos alguien nos asalta por detrás y no para:

– Lucas Grau y Nahúl Armet, puedo hablar con vosotros un segundo? – un hombre de traje que parece un poco nervioso nos detiene.

No sé qué puede querer un hombre así, pero nos ha seguido y casi descubre nuestro pequeño secreto.

-¿Quién es usted y porque nos está siguiendo hasta aquí?- Nahúl empieza a alterarse.

– Nahúl tranquilo, cálmate. Que quiere de nosotros y lo más importante, ¿cómo sabe nuestros nombres y apellidos? – obtengo su atención con mi pregunta.

– Tengo algo importante que comunicaros, pero no puedo deciros quien manda a que os haga llegar este mensaje.- Dice el hombre trajeado.

– ¡Suéltalo ya! – Nahúl vuelve a precipitarse.

– Llevamos observando vuestros progresos desde hace años, vuestras ideas, vuestros proyectos, vuestras creaciones, y estamos impresionados. Muy pronto tendréis noticias nuestras, estamos interesados en hacer realidad muchas cosas junto a vosotros, cuando sea el momento volveremos a hablar.- el hombre parece que lo ha sacado todo.

No entiendo esta situación, no entiendo quién demonios es este hombre y lo que menos entiendo es que quieren hacer con nosotros. Nahúl no puede reprimirse más y explota de ira yendo a atacar al hombre, no me da tiempo a evitarlo. Aunque en el momento en que le da el puñetazo ha sacado chispas.

– ¿Nahúl para, que haces tío?- aparto a Nahúl del hombre.

En un último forcejeo el hombre cae al suelo, empieza a soltar chispas y nos somete a una vibración muy potente, los brazos se le empiezan a separar, el cuello, las piernas, todo el torso. Humo sale de esas separaciones, ante mis rápidos reflejos mentales, deduje que era un robot, así que nos tocará correr si no queremos que la explosión y su onda expansiva nos deje hechos polvo.

– ¡Nahúl! ¡Corre!- empezamos a correr hacia la entrada del túnel antes de que explote.

Esta es sin duda una de las situaciones más raras que he vivido, un robot camuflado en humano ha venido a darnos un mensaje y nosotros hemos hecho que reviente, bueno, lo ha hecho Nahúl.

Justo cuando entramos al túnel, explota el robot. Ante la poderosa onda expansiva alguno de los pilares que mantiene el túnel de entrada a caído y ante la poca seguridad y la posibilidad de que sea descubierto nuestro taller, acabamos de tirar un par de pilares para bloquear la entrada, tendremos que llegar al banquero antes de que se derrumbe algo más y allí pensar otra vía de escape, otro túnel.

La red de túneles es una de las más grandes del mundo, cada túnel puede llegar a tener hasta 20km de largo y profundidad. La cordillera del Mastón, su historia llega hasta un escrito del siglo VIII, mientras estábamos invadidos por los árabes. En esos escritos se habla de una majestuosa cordillera donde se reunían los reyes de Francia con los invasores.

Más tarde sobre el siglo X, hay ciertas leyendas que dicen que la cordillera era una antigua fortaleza templaría, del mismísimo Hugo de País, uno de los 9 caballeros que fundaron la antigua orden de los templarios.

Se aposentaba en las cordilleras para crear estrategias para la dominación de la península Ibérica, antes de partir a tierra santa.

Mientras Hugo estaba fuera de su fortaleza, mandó a su ejército a dirigir una perforación de la cordillera para crear esa red de túneles, no hemos explorado toda las vías, ni hemos encontrado todas las entradas y salidas, pero hicieron algo en la montaña para filtrar el agua dentro y hundir el centro de la cordillera. Tenemos algunas investigaciones con un amigo llamado Michael, él es historiador y arqueólogo, tiene solo 2 años más que nosotros y digamos que le encanta cada pedazo de historia que pueda llegar a acariciar con la fina capa de sensibilidad de sus guantes protectores. El estudio parte de la montaña y siguió algunas leyendas de caza tesoros que habían entrado por algún túnel de la montaña y había llegado a salir. Muchos creen que el interior de la cordillera está lleno del famoso tesoro de los templarios, otros los toman por locos y yo pienso que los locos son los que llegan a rozar el cielo.

Pero por si nos habíamos ablandado, esto sí que es una situación de locos, y también podemos ir al cielo.

Conseguimos a duras penas llegar al bunquer. Todo el túnel se ha derrumbado y tendremos que crear una vía de escape y posiblemente el bunquer quede inaccesible para otra vez, ya que tenemos una pequeña capsula perforadora enorme en la que cabemos los dos, de hecho fue creada para abrir una vía de escape en caso de peligro.

Los mapas parecen claros, debemos perforar en línea recta y ascendente para salir en la mitad del camino de Santa Miquel, cerca del monasterio, que estratégicamente está muy bien situado.

Justo en el borde, donde se juntan las cordilleras viendo los dos valles caer con sus bosques verdes, naranjas y marrones y al final de todo se puede ver el mar relucir con el sol cuando se esconde por el horizonte.

 

Continuará…

Explota las Teclas: Capitulo 1 (1a parte)

EL FIN DE UN TITULO

 

Aquí estoy frente a un papel tintado por palabras y observado por miradas que esperan que te equivoques. Esto es la universidad, perdón, esto es la universidad pública, aquel lugar donde vagas por el tiempo esperando a obtener un título que te permita iniciar tus proyectos y empezar a hacerlos reales.

El examen termina y anticipa la salida hacia la libertad, hacia el verano, el año pasado con mi amigo Nahúl fuimos a Bélgica a conocer al doctor Strangelove donde nos enseñó un misil naval potenciado por plutonio que era capaz de destruir un submarino presurizado a más de 100 metros de profundidad.

Nahúl es mi mejor amigo, de origen egipcio, por la guerra su familia decidió emigrar a España en busca de una mejor vida, solo encontró rechazo, odio y burla. Han ido mudándose de pueblo en pueblo hasta que nació Nahúl y encontraron este maravilloso pueblo donde vivimos, Onírio. Un pueblo que se sitúa en uno de los valles de la majestuosa cordillera del Mastón.

Este año pondremos nuestros propios planes sobre el mapa. Son solo pequeñas pruebas que si salen bien, cuando tengamos el titulo nos forraremos.

Los exámenes han terminado aunque aún quedan dos semanas de clase, la espera de las notas y de entregar un par de trabajos los cuales no influenciaran en las notas finales. Aunque uno de los trabajos es entregar el proyecto de final de carrera.

Mi invento ha sido un robot capaz de asimilar las diferentes emociones de los humanos y complementar una conversación con una serie de frases almacenadas en su base de datos. Muchos en la carrera de programación hacen proyectos similares, pero los míos van más allá. Este robot es tan solo una evaluación de ciertos parámetros y algoritmos creados por mí, a los cuales si son correctos, puedo desarrollar un robot camuflado en humano y con la ayuda de mi amigo Nahúl, convertirlo en un arma nuclear, que tal y como están las cosas, muchos gobiernos se pelearían por adquirirla. Pero ese es otro asunto, va bien que un futuro programador informático este acompañado de un futuro ingeniero nuclear, y que además sea mi mejor amigo.

Hoy visitaremos al profesor Edmund, quien me imparte la asignatura de Robótica autónoma, nos tiene una pequeña sorpresa.

Por la tarde volvemos a la universidad, pero volvemos con el cuerpo más relajado y acompañados de Martin, mi proyecto de final de carrera. Nahúl me acompaña junto a Mario, y mejor no quiero imaginarme que traen en esa gran plataforma tapada por una manta. Mario es el compañero de proyecto de Nahúl y va 2 años avanzado, un niño prodigio, tiene bastante admiración por él ya que durante el duro esfuerzo de estos meses, horas bajo cámaras de presión, salas de radiofrecuencia y soldando a mas no poder, ha aprendido mucho de mi gran amigo Nahúl.

Al entrar a clase veo un gran tribunal, con el decano y los diversos supervisores de departamento, yo creía que debía ser una exposición breve… 10 minutos ha durado mi súper PowerPoint, el tribunal se ha quedado a Martin y tardaran media hora en juzgarlo y sacar sus conclusiones.

Sinceramente a mí no me preocupa, no tiene ni un solo código erróneo, ni un solo fallo, incluso temía que usando redes neuronales aplicando algoritmos genéticos se alterara la percepción del ambiente, lo sé, puede sonar a chino, pues así es mi vida después de 23 años de mi nacimiento, todo me suena a chino pero me adapto a las circunstancias y actúo.

Mientras espero, bajan al bar Nahúl y Mario, al parecer indignadísimos.

– ¿Te puedes creer que el proyecto no es válido debido a que sus niveles de radiación son demasiado altos? – Nahúl con gran cabreo pide una mediana.- Quieren formar a ingenieros nucleares pero les ponen límites a sus creaciones, así no podemos trabajar nosotros.

Nahúl suele calentarse muy rápido, es de sangre caliente aunque siempre piensa antes de actuar, no se deja llevar mucho por sus impulsos, él prefiere dejar sus impulsos para sus proyectos ya que la creatividad no tiene límites y menos cuando eres impulsivo mentalmente hablando.

Mario se marcha a casa bastante decepcionado por la exposición, suele ser bastante pesimista así que ya le diremos nosotros más tarde la nota, sino podría caer en una pequeña depresión. Es un niño prodigio, pero con las emociones de un adolescente al que le acaba de dejar su primer amor, tiene mucho que aprender aún, aunque tampoco soy la voz de la experiencia que son 23 años los que tengo. Cuando se ha ido Mario, ha aparecido el profesor Edmund, uno de los que estaban en mi tribunal y también estaba de asistente en la exposición de Nahúl y Mario.

 

El profesor viene con cara seria, pero son apariencias para disimular su humor selecto que solo saca cuando estamos en privado. En la universidad es uno de los profesores con más renombre ya que estudio en Oxford y ahora imparte clase aquí en España.

– ¿A qué viene esa cara tan larga Nahúl? ¿Y tú Lucas a que viene tanta pasividad? – la ironía era el punto fuerte del profesor.

Pagamos las birras y acompañamos al profesor a su casa ya que había terminado la jornada laboral y el mismo disponía de las notas finales del proyecto de carrera. Cuando nos las dice, Nahúl no puede evitar gritar en su idioma, palabras sueltas iba entendiendo y no era todo prados verdes, amapolas y el viento acariciándote, se estaba cagando en la madre de la mayoría de las personas que han avaluado su exposición, aun habiendo sobrepasado los límites impuestos por el tribunal, había aprobado por la mínima. Por otra parte, yo había conseguido un 9, no llegue al 10 por la exposición, sabía que la maldita profesora de sistemas operativos tendría la última palabra sobre mi nota, nunca ha aprobado la perfección y detesta todo aquello que se halla desarrollado de manera excelente y no tenga fallos, pero no importa, no la necesito ni a ella ni sus notas.

No veníamos a casa del profesor Edmund para saber las notas, sino porque tiene algo que enseñarnos, una maqueta de lo que podría ser el primer robot con pensamiento autónomo y con libre albedrío. Es tan solo un proyecto, en el que debe afinar algunos parámetros antes de ponerlo en marcha y por eso nos ha llamado, necesita nuestra ayuda.

 

Después de unas horas trabajando sin apenas haber cenado, conseguimos recalcular la memoria selectiva del robot poniendo un límite de acciones, ya que si lo encendemos sin ese límite y funciona todo correctamente, podría ser un caos y el robot coger por su cuenta y empezar con el maravilloso milagro de la vida, aunque en este caso artificial.

Quizás suene extraño que un profesor pida ayuda a uno de sus alumnos, pero es que Nahúl y yo, somos con diferencia los más avanzados de nuestra materia, desde pequeños nos hemos criado en este entorno sabiendo muy bien los objetivos y los sueños que querríamos cumplir, no hemos llegado ni a un cuarto de nuestros propósitos pero vamos en buen camino.

Llegado el momento, encendemos el robot expectantes. Parece que no falla aunque vemos un pequeño sobrecalentamiento en la parte derecha del cuerpo. Quizás no hayamos ajustado bien las dos partes del cuerpo al núcleo central. Pero quitando este pequeño bache, el robot se ha sentado con nosotros a cenar y hemos conseguido crear una conversación fluida y variada con él, en la que en ningún momento se ha salido del contexto de la conversación, prueba superada.

El día en si ha sido bastante satisfactorio, casi 10 en el proyecto Martin de final de carrera, y las pruebas de autonomía en el robot del profesor Edmund han sido muy positivas. Puede ser un verano fantástico, proyectos para iniciar la empresa con Nahúl y desarrollar nuestro I+D y en nuestro primer año conseguir contratos en subasta publica del gobierno central, de este, o quizás otro país, eso nunca se sabe.

A veces pienso que para mantener equilibrio del mundo, es necesaria la tecnología, pero por otra parte lo que hacemos es substituir el mundo por un mundo de máquinas.

Cuando tengo horas muertas en la uni me gusta matarlas yendo a otras clases, y hoy me apetece filosofía. Para mi es una de las bases para poder trabajar en mis proyectos, ya que con ella desarrollo mi creatividad, mi arte de programar.

En una de esas clases conocí a Steve, o como lo llamo yo a veces para rabiarlo, elfo. Steve es de Noruega, ha venido de Erasmus a España. Su cara me recuerda al típico finlandés rubio parecido a Kimmi Raikkonen, es clavado o supongo que son como los chinos los cuales no distingues.

Parece que hoy no ha venido a clase, es una lástima porque quería explicarle los avances con el profesor Edmund, me ha ayudado mucho Steve a la hora de programar el núcleo central, el cerebro artificial, la vida de Martin…

Al salir de clase recojo a Nahúl y nos vamos a un lugar donde todo es posible, repleto de pasión, sacrificio, esfuerzo, inversión, planificación… Vamos a nuestro bunquer subterráneo. A lo alto de la cordillera del Mastón, hay una serie de túneles que conectan las montañas por su interior, algunos se convierten en pozos ya que filtran todo el agua de las montañas y crea cavidades y cámaras de aire dentro suya, ahí es donde lo hemos construido.

Este proyecto hemos tardado 3 años en hacerlo realidad, hace poco menos de 1 mes que está terminado. Antes de llegar a una de las cimas, nosotros subimos a la cima del Puño, parece que en la antigüedad no se esforzaban mucho por ponerle nombres a las cosas.

 

Continuará…

 

Nota del autor:

Hola a todos, me gustaría informaros que he firmado un contrato con Ediciones Papelyboli para publicar “Las aventuras de Obliquos” que se hará su presentación en Septiembre. Por otra parte, “Explota Las Teclas” será publicado en 2018.