Las Aventuras de Obliquos: Capítulo 3 ( 3a parte )

El refugio es una cueva que está a pié de montaña,  la noche cada vez inhabilita más la visión, aunque no es problema para Obliquos, pero Skifler tiene mucha dificultad para detectar enemigos con tanta oscuridad así que decidieron comer los frutos que habían recogido y se sentaron a hablar con Logan Pinzamorten en la entrada de la cueva, el escorpión no podía entrar debido a su gran tamaño, Skifler entraba por poco.

  • Obliquos, el hechicero sabe que vas en su busca, no debes continuar o acabará contigo. – Dijo Logan recuperándose de las heridas
  • Debo continuar Logan, mi pueblo está sufriendo la ira de los dioses y de la madre tierra y esa ira no sería causada si Menhill dejase de hacer de las suyas. Estamos trasladando el pueblo hacia otro lugar, pero necesitamos oro para conseguir materiales y reconstruir el pueblo de Onírio. – Obliquos se hecha a la boca un fruto similar a una papaya.
  • Entiendo tus actos y te deseo lo mejor, pero debes tener cuidado cuando llegues a la cima, allí te estarán esperando un gran ejército y esos sí que no atienden a razones.- Coge Pinzamorten con una de sus patas diminutas el mismo fruto que Obliquos. – ¿Está bueno esto no?
  • Logan necesito pedirte un favor. Buriki cada vez tiene menos poder y no puede proteger el pueblo él solo, necesito que los escoltes hasta que hayan trasladado a la última persona de Onírio. Veo que ya no estás controlado así que puedo volver a confiar en ti. – Los ojos de Pinzamorten se iluminan.
  • Obliquos, estoy eternamente en deuda contigo, nunca nadie ha tenido esta confianza debido a mi aspecto y al terror que genera verme, pero tú me has tratado como uno más. – Se le cae alguna lagrima a Logan.- No te defraudaré.

No quiso perder tiempo y Logan Pinzamorten partió hacia el antiguo Onírio para ayudar a la evacuación y evitar alguna desgracia. Mientras tanto Obliquos y Skifler se pusieron a descansar para recuperarse del día tan duro que habían tenido hoy. Logan comentó a Obliquos que el hechicero lanzaba conjuros a la mayoría de sus guardianes, que eran bestias descomunales capaces de destrozar bosques enteros de una pasada y el escorpión gigante sufrió las consecuencias de uno de sus conjuros. También había algunos guardianes que directamente son afines al hechicero y debido al poco desarrollo de su cerebro, se vuelven malvados, perfectos para la manipulación del Menhill. Obliquos se pierde en sus pensamientos cada vez que intenta adivinar que tipo de magia puede llegar a estar en las manos de Menhill, no encuentra respuesta, si su telequinesis será efectiva contra sus hechizos, o lo derrotará fácilmente como su a padre Oblivicon, que aunque no fue asesinado por el hechicero, si lo fue por una de sus bestias.

El siguiente destino para Obliquos y Skifler era la cima del Milagro, un lugar que, según Logan Pinzamorten, estaba ocupado por bastantes secuaces del hechicero Menhill, que extraían el oro de la mina.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s