Las Aventuras de Obliquos: Capítulo 4 ( 1a parte )

El día amanece nublado, es extraño ya que siempre hacía sol en los Bosques de Reïn, y gracias a sus árboles gigantes hacían sombra y crecía un suelo fértil para la flora y la fauna. Pero en aquella senda no había árboles, por esa razón Obliquos se extrañaba que estuviese nublado.

Con las fuerzas recargadas y cargados de suficientes provisiones para 2 días más, Obliquos y Skifler emprendieron camino hacia la cima del Milagro. A medida que van subiendo la montaña, va viendo cada vez más cerca la cima, Obliquos observa como una especie de flujo que se dirige al cielo y crea esas nubes. Sin pensarlo dos veces, se paran en un pequeño precipicio de pocos metros y le dice a Skifler que vigile los alrededores que no lleguen a su posición porque se dispone a hacer un viaje astral. Obliquos era capaz de sacar su alma de su cuerpo físico para viajar a cualquier lugar del mundo, lo negativo es que si se queda mucho tiempo fuera de su cuerpo podría perder muchas funciones del sistema nervioso a causa del gran desgaste mental, también requiere mucha energía vital para hacerlo.

En pocos minutos Obliquos alcanza la cima y sus sospechas se confirman, el hechicero Menhill lo espera ahí arriba.

Al volver a su cuerpo empieza a pensar un plan para atacar por sorpresa, pero no había otro camino para subir que ese, así que, por primera vez se subió al lomo de Skifler y agilizaron la ascensión.

Las nubes se volvían cada vez más negras hasta que de la intensidad de sus pigmentos, surgió un lila eléctrico que parecía que contuviera truenos en su interior. Seguramente Menhill no confiaba de su poder y quería asegurarse de que Obliquos no tuviese la más mínima posibilidad de derrotarlo, o tal vez fuese una táctica para asustarles.

El camino de un par de horas se convierte en poco más de media hora gracias a la velocidad de Skifler, les queda poco camino para llegar. Obliquos desprendió un tipo de barrera mística alrededor del perímetro de Skifler para evitar cualquier emboscada, cuando de repente el horizonte aparece al otro lado de la montaña. Han llegado a la cima del Milagro y delante de sus ojos tienen un grupo de 50 esbirros del hechicero haciendo filas y rodeando la posición de Menhill. Ahí estaba, un viejo con el pelo de punta alborotado, con una túnica que le oculta prácticamente todo su cuerpo, pero Obliquos detecta un defecto, una pata de madera.

  • Por fin tengo el placer de conocerte en persona. – dice una voz, que se oculta entre la multitud, aguda y desgastada, pero a la vez chirriante.

Continuará . . .

 

Nota del autor: Este es el penúltimo capítulo en exclusiva para todos vosotros! Hay 12 capítulos y a finales de verano tendréis el libro a vuestra disposición en librerías, versión E-book y compra por internet para todos aquellos amigos que están al otro lado del charco puedan comprarlo! Espero que os esté gustando! Un abrazo enorme a todos por hacer posible este tipo de ilusiones!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s