Las Aventuras de Obliquos: Capítulo 6 (1a parte)

Hola a todos! Han sido muchos los que han pedido un siguiente capítulo en exclusiva antes de que salga el libro a finales de este mes. Pues bien, aquí tenéis el capítulo 6 en exclusiva, disfrutadlo!

 

CAPÍTULO 6

 

Un nuevo día amanece y con él, el aullido de Skifler anunciando la salida del sol. Se levanta un bonito día en aquel lago de aguas azules resplandecientes donde habían reposado y recobrado las fuerzas. Obliquos, al escuchar a su compañero, se levanta a darse un baño y seguidamente a comerse una de sus cápsulas. Esta vez, ha tomado un potenciador de reflejos que aumenta su vista y sus movimientos se vuelven más ágiles y rápidos.

  • No hay tiempo para descansar Skifler, nos reuniremos en aquella colina que se ve pasado el poblado, no creo que tardemos más de un día en volver a encontrarnos. Ante cualquier peligro, te doy esta cristalita lunar para que notes mi energía.

La cristalita lunar era una piedra preciosa que, según cuentan los chamanes, absorbe la energía de la persona que desees para que puedas sentir en todo momento como se siente.

Seguro de sí mismo Skifler inicia su viaje alterno al de Obliquos. Rebosan confianza los dos, saben que se volverán a ver al otro lado del poblado de Claderos.

Obliquos inicia a pie su camino por una senda libre de obstáculos, plana, entre árboles y que le dirige directamente al poblado. Es un camino bien hecho gracias a la cantidad de viajeros que han pasado por él; separaron el bosque e hicieron ese acceso al pueblo de Claderos.

 

Mientras caminaba, Obliquos pensaba una manera de camuflar sus rasgos tan comunes de los Hayla, ya que en los Bosques de Reïn los humanos eran mucho más altos que el joven, no tenían orejas puntiagudas como los elfos y sus pupilas eran negras. En cambio, Obliquos medía un metro y medio mientras que ellos llegaban a los dos, tenía orejas de duende alargadas y puntiagudas y sus pupilas eran azul verdoso, todo lo contrario a los habitantes de este continente.

Su primera idea fue tomar otra cápsula para aumentar de energía y levitar sin desgaste pero corría el riesgo de que ocurriese como en la cima del Milagro contra el Guardián Oscuro, que su flujo de energía aumentase y se volviera verde nuclear por completo con el aura rebosante. Además mezclado con el potenciador de reflejos no creía que fuera buena idea, por lo que llega a mitad del camino y aún no tiene idea de cómo infiltrarse en el poblado.

Por otra parte, Skifler, de tanto correr, necesita hacer una pequeña parada para recobrar fuerzas y seguir bordeando el poblado. Está llegando a una de sus entradas ya que el fuego de las antorchas las iluminan. Decide ir a descansar adentrándose más al bosque y alejarse un poco más del poblado. Entre tantos Voradil centenarios y lianas que los entrelazaban Skifler buscaba algún lugar hábil para él y en el que no pudiese ser visto. Llega hasta la orilla de un pequeño rio y lo sigue hasta llegar a la zona de la cascada donde hay una especie de cueva detrás de ella y perfecta para Skifler y su tamaño gigante.

Antes de entrar busca algunos frutos que pueda haber lejos de los Voradil y encuentra un par de bigzanas, similares a las manzanas corrientes pero que medían de altura un metro. Se come una de camino a la cueva, y cuando entra bajo el manto de agua que chorrea su cabeza y su gran pelaje negro y blanco, le disparan una flecha en una pata.

 

Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s